miércoles, 29 de junio de 2016

¡CHAU POCHOCHO!!!

NUNCA ESTUVIMOS DE ACUERDO 
CON LA ESTATUA DE BOTTEGAL

En realidad no es una novedad que SAN BENITO AHORA haya estado contra la erección de una estatua que recuerde al cura Bottegal, por más que ella concite la simpatía de muchos aduladores, admiradores, seguidores y.... pecadores.
Nunca creímos que era procedente erigir un monumento a alguien recientemente fallecido y sin mediar las actuaciones pertinentes ante las autoridades eclesiásticas, por más buenas intenciones que se esgrimiesen; menos aún apoyamos la determinación oficial del municipio cuando surgió aceleradamente la idea de "hacerle un monumento" a poco de su fallecimiento el 30 de mayo de 2004 en un accidente automovilístico, ya que se respiraba un oportunismo político bastante 'berreta' y oportunista.
Es que hubo en la historia de nuestro pueblo otros que anteriormente fueron dignos merecedores de un monumento, sin mediar sotanas de por medio incluso, entre los pastores católicos, los hubo como Alumni, Peralta, Laurencena, por nombrar algunos.
Hay que tener un tiempo de espera prudencial en estos casos, cuando las pasiones deben calmarse lo necesario y las cosas puedan verse con una objetividad mayor; quienes nos hemos dedicado a juntar 'papeles y papelitos' del pasado sabemos cómo fue la despedida borrascosa (por ponerle un adjetivo) del Pbro. Orlando Bottegal, urdida por varios de sus allegados que le hicieron "la cama" y lo dejaron por el suelo ante el arzobispado capitalino, razón por la cual hubo de cambiar de destino. Algunos de estos "conquistadores de un lugar en el más allá" todavía se ven cercanos al medio que los cobija celestialmente y - en veces - materialmente.
Nos hemos enterados que el municipio realizará un importante trabajo de modificación de la traza del peligroso cruce del acceso Friuli y Avda. San Martín, donde colocarán semáforos y se hará un nuevo asfaltado y - creemos - la estatua del benemérito "Pochocho"  pasará a reposar en el cálido y "privado" ambiente del territorial episcopal.
Es allí donde debe estar este monumento  y no simulando a un inspector de tránsito haciendo la señal de "pare" como está colocado en el acceso oeste.