lunes, 2 de octubre de 2017

A MENOS DE TRES SEMANAS PARA LAS ELECCIONES

Tribuna de Opinión

Por ANIBAL GONZÁLEZ COMAS
EL CLIMA EN GENERAL ES DE UN ESCEPTICISMO NOTORIO EN LOS HABITANTES DE NUESTRA CIUDAD

Hemos estado sondeando en distintos barrios el clima pre electoral y - en honor a la verdad - la gente no le da importancia y ni siquiera recuerda en muchos casos la fecha de las elecciones generales para legisladores nacionales.

Es cierto que faltan varios días todavía, pero la verdad es que no se siente el pulso acelerado de días previos electorales como los vividos años atrás. El hecho de ser una elección de las llamadas: de entretiempo, no es motivo para que los habitantes se desentiendan e ignoren este evento que será muy importante de cara al futuro.
Y no es menos cierto que las campañas no dicen mucho más de lo que ya todos conocemos... ¡sigamos con el cambio! por un lado y... ¡vote contra el tarifazo! (¿?) por otro lado.
Es poco... muy poco a la hora de hacer una evaluación pre electoral.
Sin embargo, sin nos concentramos en nuestro pequeño mini-ambiente ciudadano podemos hacer un análisis más certero en relación a lo que significa el acto electoral del 22 de este mes. 
A decir verdad hay una puja que subyace en el ambiente y que pasa por encima de las evaluaciones generales de la votación que se viene.
Es la gestión Donda Versus la oposición Vázquez, que se juega por regresar en el 2019. Aunque en este último caso no se sabe si el diputado recalará nuevamente en San Benito o seguirá empadronado en Sauce Montrull donde votó en agosto pasado.
Vázquez - hablamos del viejo porque 'el gurí' no existe políticamente hablando - apuesta al subsidio, a la prebenda, a los bienes del estado que llegan vía Acción Social de la provincia y de lo que se dispone para todas las juntas de gobierno del departamento y que regentéa un ladero suyo conocido como : ¡cachete!
Seguramente no le alcanzará, máxime cuando se la jugó el todo por el todo solo, sin aceptar el aporte de otros sectores del justicialismo, creyendo que con eso le bastaba y sobraba para imponerse, pero en agosto hubo varios decenas de votos que inclinaron la balanza a favor de su rival ocasional que ocupa el despacho de Ramírez y Basavilbaso.
Todo hace suponer que la ventaja se ampliará en la contienda que viene, porque la situación es distinta dado el fuerte avance de varios frentes de obra que se observan en la ciudad. 
Antes de recordar obras y emprendimientos es valedero poner en relieve aquello que hace un tiempo atrás nos contaba Ángel Vázquez a los 'sanbenitenses' en relación al poder de gestión que era de su exclusivo conocimiento...
- Hay que saber patiar las puerta de los despacho... pa' que te den pelota!!! - nos decía, alardeando con su inigualable capacidad para gestionar.
¡Vaya paradoja! 
El intendente Exequiel Donda no ha tenido necesidad de patear ninguna puerta, sin embargo en menos de dos años ha conseguido más aportes del gobierno nacional que en los doce años de gestión vazquista, pese a que éstos eran los únicos expertos en gestionar.
En esta materia Donda los ha superado largamente a los Vázquez y sus acólitos.
Si fuera por este sólo análisis la elección del 22/10 ya estaría resuelta.
¿Hay cuestiones puntuales discutibles???... ¡si... las hay! Pero por sobre cualquier diferencia está la verdad incontrastable de las obras que se ven. Allí se terminan todas las observaciones y se debe admitir que se está recorriendo un camino correcto, que la diferencia ya se nota en la cuestión de servicios y trabajos públicos, aun cuando siempre habrá deudas pendientes para satisfacer la gran demanda de realizaciones que tienen nuestros barrios emergentes.
La inversión en obras que llegaron desde Buenos Aires supera los dos presupuestos anuales de nuestro municipio. 
¿Quién puede poner en tela de juicio esta verdad?
¿Acaso nos vendrán con que hay que votar contra el tarifazo, la pobreza (que bajó en relación al gobierno de Cristina), la desocupación (¿?), el brutal ajuste, la aparición con vida de Maldonado...?
Los ciudadanos estamos informados y tenemos nuestro propio concepto de la realidad social que vivimos y - en San Benito - las cosas han cambiado, para mejor. De eso no caben dudas.
Por ello el Frente Cambiemos lleva la delantera en cualquier medición por sobre un justicialismo que no logra que aceite y agua se unan, al menos, es lo que se percibe a simple vista en San Benito.