domingo, 4 de marzo de 2018

EXISTEN CAMBIOS QUE SE VALORAN


Tribuna de Opinión

LA OPORTUNIDAD MEZQUINA 

DE CRITICAR SOBRE LAS NECESIDADES
POR ANÍBAL GONZÁLEZ COMAS


“No hay circunstancia capaz de inducirme a variar de opinión. Esclavo de mi grandeza, sabré llevarla a cabo, dominado siempre de mi justicia y razón. Podrán arrancarme la vida pero no envilecerme. El honor ha formado siempre mi carácter. Él reglará mis pasos.” (José Artigas, nacido en Canelones, Uruguay, el 19 de junio de 1764, de una carta al General Sarratea, 11 de febrero de 1813.)


No se puede poner en discusión que a nuestra ciudad - emergente y explosiva en su crecimiento - le faltan innumerables conquistas para preciarse de tal, que a cada paso se observan necesidades, que en sus barrios periféricos las necesidades aumentan, que se pueden lograr mejoras, a veces pequeñas, a veces de mayor importancia.
Pero primero hay que trasladarse a lo que viene de arrastre desde hace mucho tiempo; aunque resulte subjetivo, creo que desde 1995 a la fecha venimos en decadencia en aspectos que de resultas nos han trasladado a esta situación de múltiples falencias.
Hasta aquel año, no se permitía disponer de los espacios de supuesta propiedad pública ( de 'dueño desconocido') y los verdaderamente del estado municipal, ya que había un especial celo por cuidarlos por dos cuestiones fundamentales: primero, por ser propiedad de todos los benitenses y segundo porque su despilfarro significaba un aumento exponencial de las necesidades.
Y quedó demostrado en el tiempo. 
Acosta y luego los Vázquez nunca midieron las consecuencias de regalar 'lo ajeno' con fines políticos engañosos (porque el tiempo demostró que las bondades de los patrones locales no se compadecieron en votos a la hora electoral), instalando en nuestros barrios grupos familiares de otras latitudes sin ninguna previsión en cuánto al marco elemental de provisión de los servicios básicos necesarios. es decir: importaron dificultades a las que ya existían, sin planificar soluciones ni siquiera a mediano o largo plazo.
Como consecuencia se potenciaron los problemas estructurales de nuestra ciudad, a lo que se debe agregar la descontrolada autorización para realizar loteos en cualquier parte, sin  observar cuestiones de conveniencia pública, salvo lo ocurrido en los últimos dos o tres años antes que sucumbiera el vazquismo cuando sacaron una ordenanza que los regulaba... ¡ya era tarde... el perjuicio público ya se había instalado!... aunque se puede destacar que esa ordenanza dio pie a un barrio 'distinto': el 'Solvencia' y su vecino al oeste.
Hoy se puede observar con pena cómo, ante cualquier necesidad de los vecinos, naturales y justificadas en muchos casos, se alcen oportunistas colgados de las mismas para exacerbar más los ánimos o para insinuar que desde el estado municipal no se hace nada.
La actual administración municipal ha dado respuestas hasta donde pudo; ¿falta?... ¡claro que sí!.... Pero ha traído mejoras que no se pueden desconocer, hay inversiones importantes, hay flamantes equipos nuevos que están siendo utilizados en obras y servicios, hay obras importantes que se han concretados y otras licitadas que esperan su inicio.
No obstante siguen apareciendo todos los días falencias y necesidades de los vecinos, algo natural de toda ciudad y que nunca se terminarán; será entonces que provendrá el reclamo de soluciones por parte de los vecinos y es justo y legítimo... pero colgarse de los mismos lo afirmo con toda seguridad: es un acto mezquino, sino mal intencionado, que - aunque aparente ser de ayuda - crea una brecha innecesaria entre el vecino y la autoridad municipal. 
Como lo afirmara antes, nadie puede desconocer el origen de tantas dificultades que tenemos y que se deben ir solucionando en el tiempo. Pero por eso no vamos a convalidar actitudes que traslucen una doble intención, vengan de donde vengan, que tienen más tufo a oportunismo que a precursor de soluciones.
¡Quien quiera entender que entienda!