viernes, 2 de febrero de 2018

SE ACABÓ EL CIRCO!!!

URGENTEEEE!!!!
EL PRESIDENTE DE ESLOVENIA FIRMÓ EL DECRETO:
CARLOS BIZAI NO ES MÁS CÓNSUL EN ENTRE RÍOS
"Veleposlaništvo Republike Slovenije v Buenos Airesu sporoča, da gospod Carlos César Bizai ne opravlja več funkcije častnega konzula Republike Slovenije".
... "Embajada de la República de Eslovenia informa que el señor Carlos César Bizai no ejerce más las funciones de Cónsul Honorario de la República de Eslovenia".

Para algunos puede resultar desagradable esta información surgida directamente desde el propio estado de la Europa Oriental, pero es el epílogo de una serie de sobre actuación que venía adoptando en los últimos tiempos el 'presunto' dignatario que, bajo el título honorífico de 'Cónsul', tuvo afirmaciones y gestos que no se condecían con los principios de la política externa de aquel estado.
Y lo ocurrido en nuestra ciudad ya lo habíamos puesto sobre el tapete desde SAN BENITO AHORA, ya que todos los integrantes de nuestro Honorable Concejo Deliberante fueron sorprendidos en su buena fe con endebles argumentos sin sustento documental y - lo que es mucho más grave - con erróneas interpretaciones de la geo-política de aquella región europea.
Nosotros seguimos activos con este descrédito del que fuimos objeto y con el ninguneo sobre nuestras investigaciones históricas, porque cuando se trata de cuestiones de fondo, como lo es nuestra historia, no aceptamos bajo ningún concepto una acción presuntamente revisionista, que desacredite años de trabajo y de estudio de una cuestión tan sensible como lo es el origen de nuestra extinguida 'Colonia 3 de Febrero'.
Pese a nuestra opinión - que fue soslayada a partir de una opinión totalmente diferente - se hicieron modificaciones, con un vano sustento como el presentado en su oportunidad por el ex cónsul de Eslovenia.

Siempre habíamos hecho silencio respecto a la actuación que tuvo Carlos Bizai a partir del gobierno ilegítimamente impuesto por las armas el 24 de marzo de 1876, siendo su tarea en el Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea Argentina, cuyas oficinas estaban en calle Córdoba de la capital provincial. Sin que esto pueda considerarse un delito en sí, el recuerdo de lo que le ocurriera a Julio Befani en aquel tiempo llenó de dudas, sólo porque era un vecino muy cercano al mencionado agente de inteligencia.
La acción deliberada de Bizai - a título de 'cónsul' - accionó el disparador y fueron varias las organizaciones que comenzaron a trabajar en pos de justicia, al tener conocimiento de la tarea diplomática de quien consideraban ex agente de la C.I.A. argentina.
Finalmente fue dejado cesante en su cargo 'ad honorem'.