sábado, 24 de febrero de 2018

HASTA CUANDO HABRÁ QUE ESPERAR SOLUCIÓN A LO EVITABLE?

VIALIDAD NACIONAL TIENE LA RESPUESTA
El lugar con mayor cantidad de accidentes de tránsito en la zona es el cruce de Newbery con la Ruta 12 - la Ruta a Crespo, como la conocemos en la popular - y se sigue arriesgando vidas en un laberinto de calles que nunca trajo la solución esperada en un lugar altamente peligroso, dado el tránsito a alta  velocidad en la citada ruta nacional.
Hoy al mediodía ocurrió ogro accidente, con suerte tal vez, pero que pone una intensa luz roja a las autoridades nacionales para que aceleren el comienzo de la prometida obra integral que se realizaría en ese lugar.
Una familia que se dedica al 'cirujeo' fue protagonista de un violento choque en la citada intersección. De acuerdo a la versión que hizo circular un medio de Paraná, el que provocó el choque fue un inadvertido conductor de una Suram que se dirigía hacia San Benito por Newbery...Y la prioridad la tenía la destartalada camioneta...que se había quedado sin frenos.
¿Pero puede circular un bólido de este tipo en una ruta nacional???
Tras el encontronazo que se registró este mediodía, cuatro personas resultaron lesionadas: una mujer de 68 años, un joven de 21 años y una chhica de 28 años, todos con cortes en la cabeza; el conductor de la Suran también resultó lesionado: "presentaba lesiones en el rostro y un fuerte dolor en el tórax", indicaron fuentes policiales en el lugar. Los heridos fueron trasladados al hospital San Martín, para su atención.
"La Chevrolet se habría quedado sin frenos. Al parecer el conductor venía tocando bocina avisando de la situación. No obstante, el conductor del Suran no se percató de la maniobra que venía realizando el otro vehículo, y terminaron impactando", se mencionó a nuestro medio.
"Mi familia iba en la camioneta. Yo no estaba cuando pasó porque recién vengo de trabajar, pero por lo que estoy viendo acá, en el estado en que está el auto, se nota que fue el tipo este el que se cruzó, no esperó", dijo a Elonce TV Florentino Cabrera, el padre del conductor de la Chevrolet, que se acercó al lugar, tras el accidente. 
Mencionó que en el vehículo circulaban sus hijos Sergio, de 21 años y María Rosa de 28, además de su esposa, de 68 años. Dijo que los integrantes de su familia "andaban trabajando, `cirujeando, para ganarse el puchero`. Venían de María Luisa, de camino ya para casa".