domingo, 14 de enero de 2018

¿HUBO UN ESPÍA RUSO TRABAJANDO EN SAN BENITO???

El primer Dentista que ejerció en
San Benito-Entre Ríos, año 1895.
¿Un espía ruso en Argentina?
The first Dentist in San Benito-Entre Rios, year 1895. A Russian spy in Argentina?
OSCAR HEIT*
Odontólogo, Especialista en Odontología Legal, Argentina

La Ley de patentes de la provincia de Entre Ríos, sancionada el 23 de septiembre de 1891 en la ciudad de Paraná, dictaba en su artículo primero que ¨toda persona que ejerza una profesión, industria o ramo de comercio, está sujeta al impuesto de patentes¨. El arancel que se imponía para los ¨dentistas con casa abierta¨ era de 50 pesos. En esa época aparece la publicidad de Adriano Magri, dentista que ejercía en la ciudad de Paraná[1].
Cuenta Ofelia Sors en su libro ¨Paraná. Dos Siglos y Cuarto de su Evolución Urbana 1730-1955¨, que el doctor Adriano Magri, según lo expresado en sus anuncios, efectuaba las extracciones mediante el sistema de anestesia local con cloruro de etilo, procedimiento de reciente invención alemana. Este profesional como tantos otros de su época atendían gratuitamente a la gente de precaria condición económica, cumpliendo así, una noble misión humanitaria. El Dr. Magri tenía su consultorio ubicado en calle Federación N° 21, actualmente calle Alem de la ciudad de Paraná[2].
Afirma Sors que hubo otro consultorio, situado en calle San Martín N° 104 de Paraná, perteneciente al doctor Miguel Tomarinson, en el cual se hablaba inglés, francés, alemán, ruso y polaco, aplicaba en las extracciones el método anteriormente señalado, cocaína, etc.
Es sobre este último dentista, mencionado por Sors, que surge esta pequeña historia.
Miguel – Mikhail – Tomarinson fue un dentista de origen ruso que supo trabajar en San Benito – Departamento Paraná, provincia de Entre Ríos - por el año 1895.
En San Benito tenía una farmacia el italiano Stelio Vatta, radicado en la ciudad desde 1891. A Vatta se le reconocía la profesión de boticario y sanador popular. Abandonó su terruño en Italia donde había estudiado medicina, dejando un amor con promesa de regreso; ingresó al puerto de Buenos Aires el 4 de diciembre de 1887 en el Vapor “Nort América” a la edad de 22 años, siendo soltero, en calidad de “agente”, habiendo sido anotado en los libros de la Dirección General de Inmigración como “Stella”; fue boticario, aunque inicialmente habría solicitado la autorización para ejercer como “médico” en la provincia con resultado negativo, tiene un registro de multa del Estado: “Departamento de Salubridad Pública. Multas.
Al señor Stelio Vatta de San Benito por el ejercicio ilegal de la medicina y ser reincidente, se le aplica una multa de 500 pesos moneda nacional¨[3] .

Sin embargo, Stellio Vatta tiene que ver con la historia del primer dentista en San Benito: Mikhail Tomarinson, Cirujano según los registros de la época, tenía su consultorio en la “Botica Friulana” de don Stelio Vatta. La botica estaba en la esquina de Malvinas y Friuli (Figura 1)[4].
Miguel Mauricio Tomarinson (Figura 2) nació en 1864, era ruso y de religión judía, pero se supone era ateo; se había casado en Buenos Aires por 1891/92 con Teresa Heaven, inglesa, protestante de religión, con quién tuvo a Enrique Tomarinson en 1893.
De acuerdo al Censo Nacional realizado el 10 de mayo de 1895, era cirujano (dentista) y radicaba en Distrito Sauce, Colonia 3 de Febrero, con su familia en casa de don Stelio Vatta. En 1895 su esposa viajó con su hijo Enrique a Southampton Inglaterra, y Tomarinson se quedó en esta zona.
Relata historiador de la localidad, que si bien el paso de Tomarinson por San Benito fue fugaz no deja de ser un hecho histórico muy importante por la profesión que ejerció por primera vez en esta zona, pero también por tratarse de un personaje singular, con una posterior relevancia al transformarse en un luchador por sus ideales.
En efecto, para el año 1900 no radicaba más en San Benito, ni en el país. Su vertiginoso periplo lo llevó por distintos países como Inglaterra, Estados Unidos, Bélgica, Suiza, Austria, Francia y Argentina, y probablemente otros. En mayo de 1900 ya radicaban en Bélgica. Quienes investigan su historia en Francia opinan que era espía ruso, anarquista, habiendo sido secretario de la Federación Anarquista Judía en París entre 1909 y 1910.
Sin embargo, sus mismos compañeros descubrieron que era un espía de la policía política zarista “Okhrana”. Los investigadores creen que llegó a la Argentina porque la familia Heaven, que era cristiana, no quería que su hija se casara con un judío. En los archivos de la policía rusa no surge que Tomarinson haya sido también espía en Argentina.
Según se cuenta en un blog de internet francés: Charles Winitz un anarquista nacido en la segunda mitad del siglo XIX, vivía en Francia y era amigo del anarquista austríaco Rudolf Grossmann, alias Peter Ramus, quién publicó un periódico anarquista de lengua alemana, "Wohlstand für Alle" y otros escritos.
Se sabe que Winitz se mudó a Paris en abril de 1909 donde vivió durante un año en rue 2 de la Bastille, con el dentista ruso Tomarinson/Tumarinson, también conocido como Tom.
A continuación, se benefició de las relaciones de Tomarinson para imprimir en 1909 y 1910 las publicaciones de R. Grossmann, incluyendo primeros números de "Jahrbuch der Freien Generation", como el texto antimilitarista "Unsere Heimat", y difundir el periódico Grossmann en París. Winitz se trasladó a la calle Saint-Sabin 12 en París en abril de 1910 después de que se sospechara que Tomarinson era un espía de la policía política rusa[5].
En los Registros de Okhrana consultados en el archivo online de California EE.UU (Index IIIf, folder 34)[6] aparece como agente Tomarinson Mikhail Borisov, nombre en código (code names) "Maksakov" y "Mekhanik," año 1909.
La Policía política Zarista y la ¨Okhrana¨ En el año 1821, el zar Alejandro I, temeroso de la llegada de las ideas liberales a Rusia, instituyó la Policía Militar Especial (PME), dedicada a la investigación y represión de los grupos subversivos que comenzaban a aparecer en todo el país, cuestionando la autocracia. Esta policía se esforzó en controlar el mundo intelectual, estableciendo una férrea censura de todo lo que se publicaba. Los grandes autores de la literatura rusa sufrieron dicha censura: Pushkin, Lermontov, Turgueniev, Gogol, Dostoyevski, Tolstoi, o Chéjov.
La PME estableció una compleja y muy extendida red de espías, delatores y confidentes por todo el Imperio ruso, lo que supone, dada la inmensidad de este Estado, un esfuerzo humano y económico considerable[7].
Para la policía era un delito tener o apoyar las ideas liberales, nihilistas, populistas, republicanas, socialistas o defender reformas religiosas. También era peligrosa la ciencia o la filosofía porque podían cuestionar el orden establecido. En el año 1850 se prohibió la enseñanza de la Filosofía en la
Universidad. En 1880, el Departamento de Policía de Rusia estableció una sección especial que se ocupaba de la seguridad interna. Esta unidad finalmente se hizo conocida como la Okhrana.
Preocupados por los intentos de los trabajadores rusos de formar sindicatos, se formaron unidades Okhrana en los centros industriales de San Petersburgo, Moscú y Varsovia.
La Okhrana estaba bajo el control del Ministro del Interior. Los agentes de Okhrana trabajaban encubiertos y su tarea principal era exponer los crímenes políticos antes de que se cometieran.
Para hacer esto, los agentes se unieron a organizaciones políticas que estaban haciendo campaña por la reforma social.
Algunos de estos agentes secretos llegaron a posiciones de liderazgo en estas organizaciones. Algunas veces los agentes de Okhrana se unieron a grupos revolucionarios para espiar a sus miembros y finalmente se convirtieron a la causa. Luego se convirtieron en agentes dobles que proporcionaron información tanto a Okhrana como a los revolucionarios.
También usó a agentes para establecer la Liga de Asistencia Mutua de Trabajadores en la Industria Mecánica. Sus agentes se convirtieron en los líderes de este sindicato e intentaron persuadir a los trabajadores para que no exigieran salarios más altos y mejores condiciones de trabajo. Esto resultó infructuoso y en 1903 el sindicato tuvo que ser disuelto porque sus miembros habían comenzado a tomar parte en las huelgas.
En algunos casos, los revolucionarios fueron arrestados y luego se les ofreció la oportunidad de convertirse en agentes dobles.
Primero tuvieron que firmar una confesión detallada de sus actividades y una declaración de arrepentimiento. El prisionero fue luego indultado y liberado para espiar a sus camaradas. La confesión se usaría contra el agente si alguna vez intentara cambiar de opinión sobre trabajar para la Okhrana[8].
Esta es una de muchas historias de dentistas que por aquella época venían a nuestra tierra, algunos prácticos, otros aprendices de maestros extranjeros y otros con títulos de la Universidad. En particular, la historia del Dr. Tomarinson roza lo cinematográfico, con sospecha de ser un espía ruso o un agente doble, habiendo ejercido de forma pasajera la profesión aquí en nuestra provincia de Entre Ríos.

AGRADECIMIENTO
Al Historiador Sr. Aníbal Justo González Comas, por su inestimable aporte y conocimientos.






[1] Guía comercial de Paraná, año 1891. Museo Martiniano
Leguizamón.
[2] Sors O. Paraná. Dos Siglos y Cuarto de su Evolución Urbana
1730-1955. Ed. Colmegna, Paraná 1981.
[3] Stellio Vatta. Consultado en:
http://familiasparana.blogspot.com.ar/2012/09/stellio-vatta.html
[4] El primer dentista de San Benito. Consultado en:
http://sanbenitoahora.blogspot.com.ar/2011/04/el-primer-dentistade-san-benito.html
[5] Le blog de genealogie-histoire-recherches. Consultado en:
http://genealogie-histoire-recherches.over-blog.com/
[6] Register of the Okhrana récords. Online Archive of California.
http://www.oac.cdlib.org/findaid/ark:/13030/kt538nf189/dsc/
[7] La policía política zarista.
http://www.nuevatribuna.es/articulo/historia/policia-politicazarista/20160515172036128356.html
[8] Okhrana. Consultado en: http://spartacuseducational.com/RUSokhrana.htm


http://www.coer.org.ar/articulos/articulo13