jueves, 15 de junio de 2017

EL BARULLO DE LAS PENSIONES EN EL TERRITORIO NACIONAL

¡EN GUANACO MUERTO SOBRAN LAS MULAS Y MULETAS!!!
LA MEDIDA DEL GOBIERNO NACIONAL FUE ERRÓNEA
PERO SOBRAN LOS CASOS SOSPECHOSOS
En las últimas horas se han opinado casi demasiado respecto a las medidas adoptadas por el gobierno nacional respecto a la cantidad de pensiones graciables distribuidas sin control en todo el territorio. Es una buena oportunidad para cabaretear y  politiquear, aunque las voces suenen huecas...
La abrupta decisión afectó a 'justos y pecadores' y sus consecuencias se ven reflejadas en casos puntuales que abundan, es cierto, pero que en un contexto general se pueden interpretar como la persecución de un fin concreto y deseado.
No es una novedad el festival de pensiones graciables que han manipulado los legisladores nacionales - por lo general - y que han beneficiado a 'cualquiera' con tal que sea aportante a la causa con su militancia. Esta no será una práctica 'más vieja que la escarapela', pero que desde 1983 a la fecha ha sido tan abusiva que alcanzó niveles extraordinarios en el triste período del kirchenato.
Los casos de abusos con las pensiones graciables abundan en todas las provincias. En la nuestra y - en particular en nuestra ciudad de San Benito - se constatan varias que llegan a personas que están mejor que Usain Bolt pero que figuran como discapacitados; varios de ellos se suelen concentran en un dispenser del tetrabick en que hasta su dueño es beneficiario gracias a las generosas gestiones del viejo Vázquez.
Este desmanejo de los planes sociales por parte de Vázquez es una costumbre irrenunciable; hoy - para ser más concreto - se veía atestado su bunker de calle Friuli con personas a las que se les entregaban bienes provenientes del estado, sin mayor justificativo estatal que el de ser leales a la causa. Para justificarse hoy salió a 'cacarear' con este asunto que persigue un fin justo, con errores en su implementación.
Por lo tanto no es una novedad que las pensiones graciables nacionales llegaron a degenerar tanto sus principios y reglas para su otorgamiento que se llegó a extremos alevosos.
Una prueba contundente ocurre por estos días con lo que se ha comprobado en una pequeñísima población  de la zona de Cruz del Eje en Córdoba; el pueblo se llama Guanaco Muerto, aunque allí ... ¡abunden los 'vivos'!!!!
Allí en Guanaco Muerto viven - de acuerdo al censo nacional - 554 personas. El 90% de su población goza de una pensión nacional graciable. Es decir 480 beneficiarios. El intendente de aquella ciudad que hace catorce años se mantiene en el gobierno local, Domingo Zenón Soria, quiso justificarse afirmando que - en realidad - son 699 habitantes... ¡entonces se trata de sólo el 70% de los habitantes... ¡así pues sí!!!
Hay casos que habrá que revisar por injustos, pero a todos aquellos que se 'la llevan de arriba', que el estado ponga las cosas en su lugar y ... que patalee el que patalee!