sábado, 6 de mayo de 2017

NO ESTOY PARA ESCRIBIR NADA

PASADO ESTE MEDIODÍA… FALLECIÓ ‘SHAKIRA’
SHAKIRA ERA UNA MÁS DE LA FAMILIA
Fueron trece años que pasó con nosotros… 
Los hijos habían ido creciendo y alejándose a sus respectivos nuevos hogares… nunca estuvimos solos, porque hijos, hijos políticos y nietos se encargaron de acompañarnos siempre.
Sin embargo, desde 2004 pasó a ser nuestra compañera: ‘Shakira’.
Shakira no fue un animal… fue algo especial, hasta diría extraño, increíble si fuera por sus actitudes y compañía, con un corazón inmenso y – a diferencia de los humanos – le faltaba hablar.
Es así…
Alguien puede decir que es exagerado. Así pensaban quienes no la conocían hasta que tenían la posibilidad de ver la manera con que interactuaba.
Los primeros síntomas pudimos conocerlos cuando teníamos el negocio de calle Ramírez… allí el antiguo edificio y la leyenda de muertes violentas, del lanzado vivo al fondo del aljibe, etc. Shakira, con esa sensibilidad que la caracterizada, fue la que nos anunciaba en las noches de las extrañas sensaciones… ¿apariciones?... no sé, lo que sí puedo afirmar es que Shakira presentía lo que nosotros no veíamos cuando no alcanzaba a tener un año de vida.
En una oportunidad una hija suya tuvo cría en la noche y ella fue la partera que iba tomando los cachorros y los cuidaba como suyos mientras la nueva madre iba teniendo a cada uno de los diez cachorros. Cuando iba a nacer uno nos llamaba desesperada a la puerta para que la ayudemos.
Cuando salíamos, si teníamos que dejar la llave a alguien en un lugar secreto por algún motivo, Shakira se las ingeniaba, las tomaba y las guardaba debajo de su cuerpo hasta que llegábamos y – recién entonces – nos ladraba para avisarnos que las guardaba ella.
Para cada familiar que llegaba a la casa tenía un modo distinto de ‘anunciar’ su presencia y así nosotros identificábamos al visitante.
Una y mil pequeñas anécdotas nos hacen creer que Shakira era algo tan especial que no se puede denominar ‘animal’…
Ocurrió lo predecible.
Un tumor maligno no tuvo solución pese a que la hicimos operar, le dimos los cuidados del caso, la llevábamos al veterinario cuando hacía falta, pero remedios y cuidados no fueron suficientes.
Hace unos días la llevamos a casa de Nancy, esposa de Marcelo, después de mucho tiempo y Shakira, desde el asiento trasero del auto, parecía que le quería contar sus dolencias y se le caían las lágrimas… sabía de su final… lo presentía.
 y hoy… a las 13:30 horas se nos fue… la estuve acompañando hasta el final… le cerraba los ojos pero ella los volvía a abrir…quería estar hasta el final y así fue, con una inmensa serenidad, con su mano en mis manos se fue sin quejarse…
La verdad… ¡qué linda muerte!!!
Y nosotros la lloramos… la lloramos por todo lo que significó para nosotros, para nuestros hijos, para nuestros nietos…
¡Es que Shakira no era un animal!!!...
La imagen puede contener: 1 persona, sombrero
Así que deberán disculpar pero no estamos con ganas de escribir…