lunes, 29 de mayo de 2017

MANIOBRAS SOSPECHOSAS EN NORVIAL

LA EMPRESA ESTÁ SOSPECHADA 
DE UN POSIBLE VACIAMIENTO
FUENTE: 
RICARDO DAVID DIGITAL
Norvial Servicios S.A., una de las empresas constructoras más beneficiadas por la obra pública principalmente en el Municipio de Paraná y en la Provincia, nuevamente en el centro de la escena por sus manejos o desmanejos irregulares.

Según se comentó, en esta ocasión, la maniobra se debe al gran temor que existiría en la empresa frente a una eventual inhibición de bienes.

Una sociedad anónima que se constituyó allá por el año 2007 contando con dos socios accionistas, con el cargo de presidenta de la misma, la Sra. María Eugenia Castrillón y, como director, el ingeniero Leonardo Damonte.

Damonte es conocido en la jerga judicial debido a que en el 2005 fue condenado en forma unánime por el Tribunal Oral Federal de Paraná a la pena de dos años de prisión por el delito de Evasión fiscal simple, al quedar probado que evadió al fisco en el pago del Impuesto del Valor Agregado (IVA) por un monto superior a los 300 mil pesos entre marzo, abril, mayo y junio de 2001.

Castrillon, por su parte, tomó estado público recientemente al ser denunciada penalmente ante la justicia entrerriana por la posible comisión de los delitos de enriquecimiento ilícito, lavado, y evasión, al no haber coincidencias y resultar llamativo, que la misma posea un escaso patrimonio personal declarado y un abundante patrimonio societario como miembro accionista de Norvial.

Las situaciones de ambos accionistas hicieron preguntarse a todo el arco político no solo de La Paz, de donde son oriundos los mencionados, sino también de toda la provincia, ¿Quiénes eran en verdad los dueños de la empresa constructora?.

Una empresa que, juntos a sus socios, en lo que va del año, ya afronta dos investigaciones penales preparatorias una por falsificación de documento, a la cual también se involucró a su comitente, Roberto Gebhart, presidente de la caja de Bioquímicos, y a ex funcionarios públicos municipales, como Abelardo Llosa, Xabier Bilbao y Blanca Osuna, como los actuales, Walter Rolandelli y Sergio Varisco, y otra causa penal por evasión, lavado de activos y enriquecimiento ilícito. Investigaciones, todas estas, impulsadas por los diputados provinciales Gustavo Guzmán (FPV) y Gustavo Zavallo (FR).

Afrontando también un juicio de amparo ambiental por el loteo del acceso norte y es inminente una denuncia penal por parte del Intendente Enrique Cresto que ya anticipó que accionará contra Norvial en virtud de las deficiencias y no culminaciones de las obras del Promeba III que quedaron inconclusas en la capital del citrus y que le están causando más de un dolor de cabeza a los concordienses que no pueden emprender el PROMEBA IV.

Ahora, trascendieron nuevas singularidades llamativas o, más bien, graves anomalías que se estarían ejecutando sospechosamente desde hace un breve tiempo, en Norvial.

Al parecer, se habrían detectado maniobras de vaciamiento por parte de sus accionistas, consistentes en la operatoria comercial de cesión de créditos que la empresa posee como titular por obras aún no culminadas.

La maniobra seria de la siguiente manera: luego de ganar la licitación, Norvial emprende la obra pública, la cual esta tasada a un precio X, generalmente una cifra millonaria, dicho precio se paga por etapas, las cuales coinciden con las etapas de avances de la propia obra. 

Como es sabido, el Estado generalmente paga en plazos que van desde 2 o 3 meses, estos créditos a percibir por parte de la constructora son los que la misma transfiere a otra persona, generalmente jurídica, percibiendo así el dinero de un trabajo futuro en el acto.

Lo grave de la operatoria es que, al desprenderse de sus créditos y, por lo tanto, del dinero que recibirá, la empresa se va despojando de su capital, en otras palabras, se produce un vaciamiento, generándose una seria duda sobre cómo responderá la empresa, que sospechosamente mengua su patrimonio, en el caso de que no cumpla con la ejecución de la obra.

Según el trascendido, serían 33 los certificados de cesión de créditos otorgados ante Escribano Publico por parte de la Empresa Norvial, cobrándose por la operatoria entre 30 y 40 millones de pesos.

La operatoria comercial es común en las empresas, generalmente las mismas requieren liquidez y utilizan esta contratación para obtenerla, sin embargo, en la generalidad de los casos intervienen Bancos los cuales exigen garantías reales para la adquisición de los créditos.

Lo que no es común, es más, hasta podría calificarse de sospechoso, es que Norvial estaría realizando la operatoria con créditos provenientes de trabajos futuros.

La pregunta obligada que se hicieron muchos de los que conocen la maniobra que habría realizado Damonte y Compañía es ¿Quién se arriesgaría a adquirir, de manera onerosa, un crédito de Norvial con semejantes antecedentes de no cumplimiento como ocurrió en Concordia o que tiene tantas causas judiciales actualmente abiertas y sin respaldo real y con un dueño condenado por evasión?.

La respuesta de los conocedores no fue otra que “alguna financiera”, resonando el puntualmente el nombre de “Red Mutual”. 

Uno de los ejemplos más paradigmáticos de cesión de créditos se habría realizado por las obras del PROMEBA de la ciudad de María Grande, el otro, apunta a la ciudad de Paraná.

Se trataría de la obra emprendida por el actual intendente Sergio Varisco consistente en la reparación y obras complementarias del Puente de calle Moreno, por donde corre el Arroyo La Santiagueña.

Una licitación, esta última, a la que se presentaron dos empresas, descartándose la primera por ser poco seria, irresponsable y sin respaldo económico para cumplir la obra, otorgándosela el Municipio a la constructora Norvial que hoy se estaría desprendiendo de sus acreencias por trabajos que aún no ha realizado.

Al parecer, Norvial habría cedido su crédito por la etapa inicial de la obra del Puente, por la suma de que oscila entre 1 y 2 millones de pesos, previéndose un total aproximado de 15 millones por la obra completa.

La cesión se habría realizado a aquella mutual mencionada, generando más de una conjetura, no solo por la ausencia de garantías reales, es decir, alguna prenda o hipoteca, sino también por los intereses altísimos que perciben este tipo de financieras a la hora de fluctuar el dinero, algo que no permitiría ninguna entidad bancaria.

Lo llamativo es que tanto el intendente, como su secretario legal y técnico, Walter Rolandelli, habrían sido ya notificados de dicha cesión realizada ante escribano público, sin oponer resistencia frente al gran riesgo financiero y el daño patrimonial que implicaría para la gestión municipal la no culminación de las obras, y, lo más grave, el costo político con los vecinos de la zona que hace más de un año esperan por el puente.

Indudablemente que las sospechosas maniobras de Norvial Servicios S.A. destapan la singular situación que atraviesa la empresa constructora, comentándose, en varios ámbitos de la provincia, sobre el gran temor de Damonte y compañía ante una eventual inhibición de bienes.

Tal circunstancia llamativa ha generado gran preocupación no solo en los actuales acreedores de la Constructora sino también frente a las posibles responsabilidades contractuales y extracontractuales surgidas de las distintas causas judiciales que enfrenta, no es para menos, ya que de concretarse una inhibición no podrá asumir sus deudas siendo, obviamente, imposible que otro, el cesionario, las asuma por él.