miércoles, 26 de abril de 2017

VETERANOS DE GUERRA

AYER... HOY... ¿Y SIEMPRE???
A VECES.... RECURRIR A VIEJOS ARCHIVOS NOS PROVOCAN PROFUNDA TRISTEZA...

VETERANOS DE LA BATALLA DE CASEROS...
DÉCADA DEL '20 DEL SIGLO XX
¡Qué realidad, qué cruda realidad con tinte argentino se repite en casi un siglo de vida de nuestra patria, de nuestra provincia..!
Los que derramaron su sangre en las fraticidas batallas que trazaron con las armas el camino patrio fueron objeto del olvido común... una historia cruel, injusta... repetida.
Un suelto de prensa del 10 de abril de 1923 nos cuenta la siguiente noticia:

"Ayer falleció en Paraná otro sobreviviente de Caseros.
 En el Hospital San Martín falleció ayer a la mañana el soldado  sobreviviente de Caseros don Pablo Martínez, a los 91 años de edad. Hacía aproximadamente cinco meses que se encontraba asilado en ese nosocomio, donde se le prodigaba toda clase de cuidados.
Martínez sirvió bajo las órdenes del General Urquiza, interviniendo en la memorable jornada de 1852 y en otras acciones de menor importancia. Cuando se sintió viejo y enfermo y próximo al ocaso de su vida, el histórico soldado buscó amparo en el Hospital por no encontrarlo en las esferas del gobierno, donde no ha hallado eco el lamento de esos pobres soldados achacosos que, de héroes, se han convertido en su mayoría en mendigos que necesitan de la limosna pública para comer y no morir tirados en las calles.
Así irán cayendo los que contemplaron la aurora y el  crepúsculo de Caseros, armas al brazo, dispuestos a rubricar en la acción de guerra la emancipación civil de la República.
Sus despojos irán sumiéndose en las tumbas abiertas para los seres anónimos en compensación de los servicios que prestaron esos soldados del país en la cruenta época de la tiranía.

Los restos de Martínez fueron velados en la  Sección Sumarios del Departamento policial. A las 17 horas salió un carro dirección al cementerio conduciendo sus restos a la huesa (osario común) que el yuyo y el abandono pondrán su triste sello característico como un epitafio de ingratitud y olvido..."