miércoles, 19 de abril de 2017

EL PRESIDENTE MAURICIO MACRI VISITÓ COLONIA AVELLANEDA

UNA FUGAZ RECORRIDA POR LA ZONA
PASÓ A SALUDAR A LA CAMIONERA  CIELO PATAT
En la mañana de hoy el Presidente de la Nación Mauricio Macri llegó a Paraná en calidad cuasi de incógnito, aunque anoche había cierto revuelo periodístico anunciando su llegada, aunque sin precisiones respecto a la agenda oficial.
-      Esto no es magia – diría la ex Cristina I.
Pero lo cierto es que – en rigor a la verdad – el hermetismo cómplice de los estados nacional y provincial tuvo su correlato mezquino en la práctica y no se sintió el calor popular que suele generar todo presidente cuando anda de gira por el interior de nuestra patria.
Esta vez se impuso el ‘régimen Durán Barba’ en el marketing cosmético a costumbres populares arraigadas en el tiempo. Y no era para menos, ya que un anuncio masivo hubiera significado a cientos de maestros reclamando paritarias nacionales y a ex empleados públicos afectados por la purga ‘anti’ impuesta desde la asunción del PRO al gobierno nacional… Y decimos PRO ya que la UCR y otros partiditos son los encargados de lavar los platos en la estructura gubernamental y a la hora de las decisiones que son exclusividad del presidente.
No seremos nosotros los encargados de evaluar ese aspecto y nos remitimos al hecho puntual que se rescata de la visita del Presidente de la Nación a Paraná. Fue la visita que le hizo a Cielo Patat, en su casa de Colonia Avellaneda, una tradicional familia vinculada a esta zona, vinculada por lazos de familiaridad y amistad con antiguas familias de San Benito. Cielo tiene por profesión ser ‘camionera’, algo inusual y sorprendente y tuvo el honor de recibir en su casa al Presidente de todos los argentinos; no es poca cosa ese gesto.


Se puede disentir en muchos aspectos con el gobierno nacional pero coincidamos que ese gesto ha sido simpático e impactante por parte de Macri.