lunes, 27 de marzo de 2017

HAY UNA SENSACIÓN EXTRAÑA Y... PELIGROSA

Tribuna de Opinión
por ANIBAL GONZÁLEZ COMAS

MUCHAS OPINIONES DESDE 
EL OFICIALISMO GENERAN DESCONCIERTO
Seguramente en el afán de sostener una orientación desde el oficialismo nacional, de cara a las cercanas elecciones nacionales (las P.A.S.O. son en agosto), se tiende a generar la creencia de que hay un intento golpista pre electoral.
Las circunstancias no son las mejores, desde las manifestaciones multitudinarias por todas partes, el crecimiento de los piquetes en el G.A.B.A., el reclamo sin límite de los docentes y - lo que se viene - el paro nacional que tendrá enorme adhesión. Y la historia seguirá en crecimiento cuando estén cada vez más  cerca las elecciones.
Se trata de la campaña política en sí o se entremezclan causales justas por parte de los asalariados???
Cualquiera sea la motivación, lo cierto es que no estamos en el mejor momento.
Lo que realmente termina siendo un boomerang es la palabra del funcionariado de Macri que apela a acusar la movida originada en el FpV y partiduchos de izquierda con demasiada insistencia, lo que hace crecer la ola de desconfianza por parte de la población.
Se dice que el propio Frigerio - con muchos intereses en Entre Ríos - ha llamado al orden a la dirigencia de Cambiemos, empezando por obligar a los radicales a que alineen a todos sus referentes - intendentes y concejales - alrededor de los gobiernos locales donde se pueden sostener, porque cuenta con los números de las mediciones que para nada son alentadores.
En Villa Paranacito tuvo otro capítulo esta novela política con la puesta en conocimiento de la real situación a los intendentes alineados con el gobierno nacional que, no son tantos, pero que tiene cierto porcentaje interesante a la hora de contabilizar votos, teniendo en cuenta el rol que le cabe a Paraná.
Es evidente que se ha generado un viento de frente sostenido y peligroso, porque se cuelga de necesidades reales de la población la otra verdad que nace de la oposición de aquellos que se fueron y tienen su unidad básica principal en la Cárcel de Ezeiza. 
Una nueva derrota en octubre para los derrotados en 2015 tendría como traducción literal: la cárcel para varios.
En ese contexto también juegan los ánimos populares y si no se logra afirmar una consigna clara que entusiasme en el generalizado desaliento para que abra otro crédito electoral al gobierno nacional, sin que éste haya saldado cuota alguna del anterior otorgado en octubre 2015, el resultado puede ser catástrofe.
De allí que el funcionariado nacional debería cuidar ese detalle de agitar fantasmas por anticipado; si la derrota electoral viene a ser la válvula democrática que contenga las aspiraciones populares habrá que aceptarlas con serenidad y multiplicar los esfuerzos para lograr aciertos que lleven con mejores expectativas a un puerto feliz hacia fines de 2019.