martes, 7 de marzo de 2017

CENTENARES DE QUEJAS POR EL ESTADO DE NUESTRA AGUA POTABLE

SALE TURBIA Y CON OLOR PUTREFACTO
El estado en que se encuentra la provisión de nuestra agua potable no da para más y exige urgentes medidas correctivas en cuánto a la calidad del agua que debemos consumir en San Benito.
No nos alcanza a los que venimos sufriendo tremendos cólicos, a los que debemos higienizarnos soportando el olor a podrido de nuestra agua que - supuestamente – está controlada por análisis químicos periódicos.
A las pruebas nos remitimos. Los problemas en nuestra salud son por centenares y se impone que alguien haga algo al respecto.
Hay una ordenanza que está vigente, todavía con la temperatura de las impresoras que habría que poner en ejecución en beneficio de los que sufrimos las consecuencias de este servicio deficitario.
No vamos a opinar sobre los administradores de la cooperativa porque para eso están en grueso de los asociados, pero sí vamos a ejercer el derecho ciudadano de reclamar condiciones de potabilidad para el agua que consumimos.
Los mismos administradores de la cooperativa reconocen el exceso de “hierro” (partículas) que se descomponen, se pudren, y van al torrente que terminamos consumiendo entre todos. De ahí a los mortificantes cólicos hay sólo un sorbo de agua.
Es hora de adoptar medidas.
Como decíamos: no nos alcanza con el “agua duce de los Vázquez” que nunca nos llegó, ni siquiera se presupuestaron los primeros diez metros de caño. Hoy estamos como estamos.
Si la cooperativa no pueda dar soluciones que traspase el servicio al municipio y se gestione donde se deba para encontrar vías de solución en los estamentos nacionales donde existen planes y financiación para ello.
Es así.

No se puede dilatar más este tema.