martes, 13 de diciembre de 2016

2015 - 11 DE DICIEMBRE - 2016

Tribuna de Opinión
Por ANIBAL GONZÁLEZ COMAS
No caben dudas que la opinión generalizada de la población de nuestra ciudad entiende que se ha recuperado el sentido de lo que significa un gobierno local, en el que ha tenido un rol importante la actuación del H. Concejo Deliberante, donde se han producido trabajos interesantes que se transformaron en leyes para la ciudad y que la tarea del Ejecutivo ha tenido éxitos parciales en algunos aspectos y algunos yerros que se particularizan con claridad.
El karma está en la vía pública.
Allí está el generalizado reclamo, puntualmente desde los barrios periféricos, donde el crecimiento poblacional, potenciado por loteos ‘liberados’ hace unos años atrás, hace que la obra pública básica esté en deuda.
El condicionante – que justifica parcialmente al  D.E. M. - ha sido la falta de equipos viales aptos, dejados en condiciones de precariedad por la gestión vazquista; por otra parte, ya no se puede recurrir a la D.P.V. pidiendo auxilio ya que la ‘colaboración’ del diputado local A. Vázquez consiste en una interferencia continua ante las autoridades provinciales para que no ayuden a esta gestión encabezada por el intendente Exequiel Donda, maniobras que realiza con persistencia, pensando en alguna remota posibilidad que le de chances electorales para el 2019…. ¡falta demasiado en términos políticos… y eso se irá viendo en el curso de los dos largos años que faltan para otra contienda electoral!
No es una excusa. Es una verdad que debe constar en el análisis de lo que nos ocurre.
Tuvo un rol preponderante el tornado de febrero/2016 que cambió todos los planes previos y a las grandes lluvias se sumaron algunos flagelos que asolaron algunos barrios.
Pero nada es causal suficiente para no llegar con respuestas a nuestra población en materia vial. Allí está la deuda pendiente que habrá que salir a solucionar desde enero del año entrante. Sabemos que el intendente Donda está pensando en la adquisición de equipos viales nuevos – una motoniveladora, un “pata de cabra” autopropulsado, otro regador, otro atmosférico, etc. Para ello deberá recurrir al H.C.D a los efectos de la autorización pertinente.
Hubo algunas cosas positivas en lo que respecta a la calle, como la reforma del ingreso por Friuli y su intersección con San Martín, por poner un ejemplo. Hubo reposición de suelo calcáreo en muchas arterias barriales, pero no alcanzó. Falta… falta demasiado en esta materia, se puede concluir que el “parcial” de la misma no ha sido aprobado y habrá que esmerarse en ese sentido.
En otros aspectos hay una tenue recuperación de las organizaciones barriales, y mayor contacto con las fuerzas vivas y con las instituciones que favorecen una mayor participación ciudadana. El municipio participó intensamente en la celebración del centenario de nuestro club, colaboró y estuvo activo en encuentros sociales y deportivos.
El intendente ha sido mesurado, no mediático, un profesional que acusó su falta de conocimiento de la ‘cosa pública’, aunque se rescató bastante y se puede afirmar que a esta altura está sujeto a una línea de acción prefijada, con muchos planes, con varios proyectos en gestión, con uno que ya coronó con éxito: el ‘Plan Habitat’ que posibilitará sensibles mejoras en el Barrio San Martín y otras quince manzanas en el Loteo Portal del Sol, hasta la calle Tibiletti. Con ese sólo proyecto se hará más obra pública en la calle que en los doce años del vasquismo.
Pero avanzan las gestiones para otras tantas mejoras barriales que darán un gran impulso a nuestra ciudad, que se proyecta a mediano plazo con grandes posibilidades si se concreta el paso de la principal vía interoceánica a través de un puente Paraná - Santa Fe, en cuyo diseño San Benito tendrá un rol interesante desde que pasará la circunvalación que conectará con las rutas hacia el sur provincial.
Sabemos que es decisión tomada la cancelación definitiva del Convenio con la U.O.C.R.A. por la explotación de las piletas de natación Parque Vieytes, lo que postergará para otro verano el uso integral de estas instalaciones, pero ya está decidido encarar su explotación desde la propia estructura municipal.
Por otra parte, el intendente Donda ha desactivado bastante la bomba de tiempo que le dejó el vazquizmo en el orden laboral, respecto al sector obrero y tiene en carpeta la jerarquización en sus tareas a una parte importante de la plantilla actual de empleados y obreros, lo que redundará en una mejor relación ‘patronal’ (en términos laborales)


En definitiva, sería extenso enumerar otras tantas realidades, a sabiendas que chocará con opiniones de tantos vecinos que están insatisfechos por obras viales postergadas en los barrios, pero desde SAN BENITO AHORA le damos un voto de confianza, sabiendo que se viene esforzando la administración municipal encabezada por el intendente Exequiel Donda para lograr conquistas desde la faz propia y con la ayuda – en particular – del estado nacional.