martes, 22 de noviembre de 2016

GRAVE AGRESIÓN A UNA DOCENTE EN SAN BENITO

¡ESTAMOS EN EL HORNO!!!
¡SE HAN PERDIDO VALORES ELEMENTALES!
UNA NIÑA FUE PROTAGONISTA 
EN LA ESCUELA N° 207 "EVITA"
Un caso extremadamente grave se ha dado en la Escuela N° 207 'Evita' del Barrio San Martín de nuestra ciudad, hecho que ha trascendido extra muros por sus características - que alarman - y por la edad de la agresora.
Se enciendo una luz roja para las autoridades.
Algo está funcionando muy mal para ocurra un hecho de tamaña gravedad.
La Directora de esta escuela ha manifestado que:
- ¡Se agrava la situación de agresiones en la escuela y ahora se da con los docentes! - afirmó la Directora Silvia Retamar - recalcando que "se han repetido las situaciones violentas que se vienen  presentando  durante el año y también en años anteriores".
La docente agredida tiene 34 años y la agresión recibida de hecho y verbalmente ocurrió en su aula, por lo cual realizó la denuncia policial pertinente. Antes,  durante el recreo, la golpeó con el hombre de forma grosera y repitió la acción al reingresar al aula.
No hace falta ser experto, profesional, psicólogo, para darse cuenta que los niños llegan a la escuela con la mochila de serios problemas familiares, donde no encuentran contención ni soluciones, y - en más de una oportunidad - sufren el desarreglo de la vida de sus progenitores, adeptos al alcohol y las drogas, situación que agrava el desorden mental en los niños, que ya sufren problemas ante la falta de una correcta alimentación y vestimenta.
En ese sentido, también se debe tener en cuenta que hay niños que se sienten en inferioridad respecto a otros en función de la ropa, el calzado, el celular, etc., lo que se transforma en el caldo de cultivo para ponerlos reaccionarios, molestos, agresivos.
Son las consecuencias estructurales y de fondo. 
Eran años aquellos en los que Argentina era un ejemplo en América por la buena preparación que recibían sus educandos, incluso - entre otras editoriales - Kapeluz exportaba sus libros para la educación escolar en todo el continente. 
Aquellos tiempos eran promisorios, pero se esfumaron y retrocedimos muchos en ese terreno.
Falta una sistemática organización en la que intervengan equipos interdisciplinarios, donde no todo termine en la educación en sí misma, sino que se complemente con un seguimiento estricto en todos los órdenes que hacen a su desarrollo, desde su salud, su entorno familiar, sus necesidades elementales, su recreación, el uso de su tiempo libre, la integración, el fomento al cultivo de la amistad y todos aquellos valores que incentiven su autoestima.
Allí debe aumentarse la presencia del Estado.
Puede complementarse con los credos religiosos con las instituciones deportivas, sociales, recreativas, pero el Estado deber asumir su liderazgo en ese sentido, con políticas que pasen por encima de los períodos en cargos electivos de cuatro años, que miren con mayor ambición y actúen bajo protocolos preestablecidos.
La realidad indica que los niños no son agresivos porque sí. Algo emerge de su interior en determinadas circunstancias para que actúen como lo ocurrido en nuestra escuela barrial.
Nos preocupa.
Nos alarma porque somos noticia - nuevamente - por hechos desagradables protagonizados por niños... niños que, por otra parte, han tenido actitudes hostiles y de vandalismo luego de este episodio provocando la rotura de vidrios la noche pasada. 
¿Guarda relación con el hecho anterior?
No lo sabemos, pero se ha encendido una luz roja que las autoridades tienen la responsabilidad de trocar.