miércoles, 3 de agosto de 2016

NADIE DEBE OFENDERSE PORQUE LO HAGAN TRABAJAR

Tribuna de Opinión
POR ANÍBAL GONZÁLEZ COMAS
Al parecer, nuestro comentario sobre la decisión del intendente de mandar a trabajar a algunos empleados municipales que creían que - por ser de la "gestión anterior y hoy de la oposición" - tenían asegurado su sueldo durante los próximos cuatro años sin hacer nada más que levantar cuánto puterío ande suelto por los  pasillos de Ramírez y Basavilbaso, causó una inusitada sensación, con más de dos mil quinientas réplicas por tantos lectores que quisieron retransmitir el suelto con motivos diversos hacia otros amigos de sus redes sociales.
¡Enhorabuena!  
Pero, en honor a la verdad, el suelto tuvo más que nada un sesgo jocoso, dentro del estilo mordaz en el marco de una sátira con las que suele adornar sus comentarios SAN BENITO AHORA.
Creer, por parte de unos pocos, que esto signifique un 'comentario oficialista' es un error, como también lo es creer que hay darle de palos al intendente porque a algún sector político en especial le interese. 
Nosotros desde SAN BENITO AHORA - tal como lo afirma el regidor Marcelo González - : "No hablamos al pedo" en respuesta a algún pago que venga en concepto publicitario, como ocurre con algún medio por ahí, que se llama ocho lucas mensuales.
Cualquier ciudadano tiene derecho a apoyar o criticar al intendente, incluso nosotros tenemos opinión reservada sobre cuestiones en particular de esta gestión municipal. 
Ya lo comentamos con anterioridad:
Esta administración todavía necesita del crédito de todos nosotros - los ciudadanos - aunque haya reclamos, quejas, descontentos por cosas razonables.
Respecto al eje de este comentario, nadie se puede sentir ofendido porque lo manden a trabajar, a dejar su aporte como empleado al que  le paga su sueldo la ciudad con sus habitantes; estamos seguros que con ese criterio se han puesto el 'overol' y salieron a trabajar los empleados aludidos, a 'poner el lomo' como comentamos jocosamente en el suelto de ayer.
Algunos pocos se sintieron 'tocados' y está bien que así sea, ya que se debe entender como natural que todavía no hayan asumido la derrota electoral que trajo consigo la quita de ciertos privilegios.