jueves, 11 de agosto de 2016

LEY DE PUNTO FINAL AL ESTADO ANÁRQUICO DE LA PRESTADORA DEL SERVICIO DE AGUA

AL FINAL.....
SE LE PUSO EL CASCABEL AL GATO
Desde hace mucho años se venía exigiendo la mejora en muchos aspectos en la prestación del servicio de agua potable en San Benito ,  a cargo de  la Cooperativa cuyo concejo era manipulado al mejor estilo prusiano: a puro "Morrión, Bota y Fusta en mano".
- Yo soy el dueño aquí - gritó hace unos días en las oficinas públicas de la cooperaqtiva quien se cree el patriarca al que Dios le delegó la producción de agua para saciar a la humanidad, ese personaje al que todos conocen por "El Cabezón" en nuestro ciudad.
Pero lo cierto es que la anarquía para ejercer la prestación ya había superado todos los límites imaginables, al punto que el propio concejo del ente que tiene concesionado el servicio se creía con poderes para resolver la rotura de las calles cuando y cómo se les de la gana, sin respetar elementales procesos de contralor por parte del estado y - lo más grave - desconociendo sistemáticamente la obligación constitucional que tiene la municipalidad de ejercer el poder de policía para que la prestación sea eficiente y sujeta a elementales normas regulatorias.
El proyecto llegó de la mano de los concejales Marcelo González y Alcira Lauck, de "Encuentro por San Benito" y su tratamiento insumió varias reuniones de comisión, incluso hubo una en la que se presentaron algunos integrantes de a cooperativa con una arrogancia supina, al mejor estilo de los integrantes del recordado proceso del gobierno militar que cargó con treinta mil desaparecidos en la Argentina.
- ¿Y a estos quien les toco el trasero? - se preguntó un concejal en ese encuentro, en el que el presidente Sosa tocó guitarra, violín y otros tantos instrumentos, demostrando un desconocimiento terminal de todo el proceso que llevó hace varios años a delegar el servicio de agua, cuando no había municipio, cuando la provincia en el primer gobierno de Montiel (por 1984) se desvinculó de la prestación de este servicio en los pequeños pueblos, por lo que hubo que formar una cooperativa  para poder darnos este servicio elemental para el ser humano.
Historia aparte, lo concreto es que ya en los últimos años el abuso de la prestadora del servicio de agua potable era alevoso y no había manera de hacer comprender a sus administradores que hay un "estado municipal" por encima de cualquier ente que esté autorizado a dar un servicio público y que el agua potable es "un alimento esencial para el ser humano", por lo tanto es una responsabilidad de la municipalidad velar por su correcta prestación.
Ya daremos a conocer el articulado de esta Ordenanza sancionada hace una hora en la Sesión Ordinaria N° 208 de nuestro H.C.D.