domingo, 31 de julio de 2016

EL QUE GUARDA... SIEMPRE TIENE!

EL PASO DEL TIEMPO ES INCONTENIBLE...
SU RELOJ NO SE DETIENE... NI SE DETENDRÁ!





Regresar por un instante a aquel tiempo que está tan lejos, 
arrinconado en algún lugar de la memoria, 
no puede generar otra reacción que la de saber que se ha recorrido íntegramente las rutas del destino, 
con éxitos y fracasos, tristezas y alegrías, 
con la serenidad suficiente para reconocer - satisfecho - 
los aciertos y los errores... pudo ser mejor... o peor...
Sin embargo, eran los inicios del tránsito por la vida, 
el primer grado de la escuela en la vieja casona de madera,
las primeras letras garabateadas en una tarjeta 
que estaba dedicada a mis padres.
Cuántas cosas pasaban por mi cabeza!
¡Y cuántas pasaron para arribar sesenta años después 
a recoger este vestigio de origen, 
que me pone en el preciso lugar al que pertenezco..! 

Somos lo que somos..! 
Virtudes y defectos son nuestro sello, 
aunque sería muy lindo que la genética transfiera 
sólo los primeros a los que nos siguen...