viernes, 1 de julio de 2016

CUANTA TRISTEZA POR EL DESTINO DEL PARQUE VIEYTES

¡CÓMO PRETENDEN QUE YO
QUE LO CRIÉ DE POTRILLO...!
La reactivación del Parque Vieytes no es un capricho, sino que es un desafío por lo que significó y significa como inversión ciudadana de San Benito. Allí se invirtieron muchos miles de pesos para dejarlo a la buena de Dios.

MAQUETA DE LO QUE DEBIÓ SER...
EN EL AFÁN DE CONTRADECIR... VINIERON LOS QUE TIRARON EL PROYECTO 

A LA BASURA E HICIERON CUALQUIER COSA, SIN RESPETAR PROYECTO  ALGUNO.
Detenerse a analizar el caso de este dichoso parque de recreación y natatorios ya es redudante, pese a que cada llegada de una temporada estival lo añoramos porque está muerto de toda actividad.
Nunca estuvimos de acuerdo con su concesión a terceras personas.
El municipio puede explotarlo tranquilamente si hay una determinación y si se cuenta con iniciativas que permitan hacer viable su explotación.
Muchos lectores son nuevos o relativamente nuevos en San Benito, pero hasta la temporada estival 1994-1995 funcionaba perfectamente. 
Las fotografías son elocuentes.
El capricho y la mala fe por desconocer lo que otros realizaron, nos hicieron perder a los sanbenitenses un área sensible para la ocupación del tiempo libre de nuestros vecinos, puntualmente para nuestra población infantil.