domingo, 15 de mayo de 2016

FALSOS ARGUMENTOS SOBRE LA LLEGADA DE BOMBEROS A SAN BENITO

EL MUNICIPIO NO REALIZÓ INVERSIONES IMPORTANTES EN ESE LUGAR
Son varios los comentarios, lanzados desde la oposición política local, acerca de las "contras" que implica la cesión del antiguo galpón donde funcionara hace algunas años atrás una confitería bailable. 
Se pone en tela de juicio cuestionar aquellas posiciones políticas que por diversos motivos se esgrimen desde la minoría para desaprobar el convenio que fue autorizado por mayoría simple para que la ex Confitería Aeropuerto para a ser utilizada por diez años por el Cuerpo de Bomberos Zapadores de la Policía de Entre Ríos.
Es que los argumentos son endebles y contradictorios, comenzando por un supuesto perjuicio económico, ya que en ese lugar la municipalidad nunca hizo inversiones, más que los gastos menores para que funcionen de manera harto precaria depósitos y talleres comunales.
Ya lo dijimos desde SAN BENITO AHORA que esas instalaciones fueron construidas por el empresario de la noche Julio Feresín de María Grande, con u determinado tiempo de uso y, vencido el plazo establecido, todo lo construido debía pasar al patrimonio municipal, como realmente sucedió.
En ese lugar había un  antiguo rancho que perteneció a la familia Falco y que daba un aspecto desagradable al estar en estado de abandono, sirviendo de madriguera para ratas y rateros.
Ahora vino el proyecto de ordenanza al H.C.D. para aprobar la firma de un convenio por parte del Presidente Municipal con el Jefe de Policía de Entre Ríos y logró su aprobación por mayoría simple gracias al aporte de los votos de los concejales de Encuentro por San Benito Marcelo González y Alcira Lauck, que se sumaron al oficialista Frente Renovador.
Es curioso por parte de otros concejales que, en distintas circunstancias , reclamaron la presencia de un cuerpo de bomberos en la ciudad. 
Fue el propio peronismo-justicialismo quién, cuando estuvo en el gobierno local de la mano de 'Tachuela' Acosta al frente de la comuna, intentó contar con un Cuerpo de Bomberos Municipal de la mano del apaga-fuego mayor el "negro" Capiel, quien empezó con bomberos y bomberas en la ex fábrica municipal de ladrillos y al cabo de un año no logró más que un puñado de nuevos 'bomberitos' y ningún elemento para apagar fuego, Ante el aumento de los salarios familiares el proyecto se desactivó.