lunes, 9 de mayo de 2016

ES EL MOMENTO DE REGULARIZAR LA PROVISIÓN DE AGUA POTABLE

"ENCUENTRO POR SAN BENITO" PRESENTÓ 
UN PROYECTO INNOVADOR
Desde hace muchos años se viene hablando de la provisión de agua potable en nuestra ciudad, de sus deficiencias, de su costo, del sistema de cobro y de la confusión en cuánto al rol de la prestadora del servicio y su organización interior.
No es una casualidad el inmejorable y progresista negocio que se ha instalado en nuestra ciudad con la comercialización de los bidones de agua potable, desde varias distribuidoras. Como decimos: No es una casualidad; más bien es la causalidad de la deficiencia del producto que debemos consumir los usuarios del servicio de agua potable instalado en San Benito.
El Frente para la Victoria, a través de sus tres concejales, tomó lo que desde SAN BENITO AHORA habíamos planteado el pasado año sobre el sistema de control de medidores, sugiriendo la utilización de los modernos equipos portátiles que permiten al usuario ver en una toma fotográfica la lectura que hizo el operario de su medidor para proceder a la liquidación mensual del servicio.
Este proyecto de Comunicación ya fue tratado "en comisión" y está a la espera de una convocatoria que se hará a los directivos de la prestadora del servicio.
Ante esa circunstancia, "Encuentro por San Benito", fue mucho más lejos y se despachó con un Proyecto de Ordenanza que trata de poner las cosas en su justo espacio.
En primer lugar, de acuerdo a la Constitución de Entre Ríos y a la Ley N° 10.027 y su reforma la Ley N° 10.082, es la Municipalidad la responsable de la prestación del servicio de agua potable en la ciudad. Esto es insoslayable y se debe tomar como premisa y origen de cualquier discusión o negociación que se realice sobre el particular.
Aunque cabe aclarar que no está en discusión que la prestadora del servicio sea una cooperativa. Lo que sí debe ser regulada de manera perentoria desde la Municipalidad es la forma en que se provee el líquido elemento. 
Para ello está el derecho, en el uso de sus facultades del municipio, de regular la prestación del servicio estableciendo normas que pongan un orden y adecuen un contralor determinado, para terminar con aquello de que el sistema y la provisión de agua se realiza a ojo de buen cubero como decide una estructura privada.
El proyecto, perfectible sin lugar a dudas, es un avance en ese sentido y pone al municipio en el lugar que debe estar como concesionaria de la prestación del servicio, disponiendo normas que se deberán respetar, disponiendo la firma de un convenio mutuo en cuánto a las facultades que se delegan a quien será la prestadora del servicio, incluyendo la posibilidad que la misma sea quien se encargue del servicio si se lograra la provisión de agua dulce, disponiendo que la prestadora deberá cobrar - como condición "sine qua non" - el consumo real del usuario, prohibiendo el cobro de más de una cuota social en el caso de usuarios que tengan dos o más conexiones, fijando un sistema regulador cuando se proceda al corte del servicio lo que deberá ser justificado con mucho celo y respetando el derecho del ciudadano, conviniendo que también se cobre el servicio desde el débito automático o desde la tarjeta de crédito o débito en los sistemas de pago y otras tantas cuestiones que - ha llegado la hora - de regular desde una ordenanza que ponga de relieve las facultades de contralor del servicio delegado por parte de la municipalidad.
Nos reiteramos que el proyecto es totalmente perfectible y que será la sabia determinación del H. Concejo Deliberante quien ponga las cosas en su lugar.