sábado, 14 de noviembre de 2015

ASUNTO: USURPACIÓN EN SAN BENITO. CAPITULO IV

CAPÍTULO IV
FABAL Y SU QUIEBRA. LOTEO DEL BANCO MUNICIPAL
Fabal tomó créditos varios en la banca, incluso recibió el beneficio de un crédito blando con auspicio del gobierno nacional, para lo cual se le certificaron sendas carpetas en el municipio de la ciudad, por entonces a cargo de Aníbal González por el año 1993.
Producto de su mala administración la sociedad FABAL se disolvió, entró en concurso de acreedores y luego quebró, dejando alrededor de 60 empleados en la calle y deudas varias.
El Banco Municipal en ese momento tuvo una acción tendiente a recuperar el capital de la deuda dejada por FABAL y echó manos – entre otras acciones - al predio que tenía como garantía, el que nos ocupa de 4.580 metros cuadrados.
Corrían los primeros meses del año 1994 y los administradores del Banco Municipal entraron en conversaciones con el municipio de San Benito tendientes a realizar la venta del predio a través de un loteo; se realizaron varias entrevistas con el intendente Aníbal González, se autorizó el loteo desde la Junta de Fomento y el 18 de abril de 1994 fue visado el loteo programado con 16 lotes de un 25 metros cuadrados cada uno con frentes al este y al oeste de 10 metros, con una profundidad de 25 metros, dejando una reserva para calle interna sobre Pasaje Urquiza de 6,30 metros.
Se hicieron las publicaciones en diarios de la época, que nos encargaremos de publicar en otro suelto, ofreciendo a la venta los 16 lotes; uno de los adquirentes fue el ex dueño de Vidriería Almafuerte, hubo otros que se sumaron a la compra pero, a poco tiempo, en 1995, el Banco Municipal de Paraná entró en el proceso de quiebra y el único que alcanzó a terminar la documentación de tenencia con título fue el antes mencionado.
En 1999 el Banco Municipal tomó un crédito de 9.000.000 de pesos al Banco de Entre Ríos, presentó entre las garantías los papeles de inmuebles que poseía, entre ellos, el predio que se discute en estos días, ubicado en calle Rivadavia del Barrio San Martín. Por entonces, el Banco de Entre Ríos era del estado provincial. Cuando por 2005 lo adquirió Enrique Eskenazi (banquero del sur argentino vinculado a los Kirchner), quedó con los papeles de inmuebles de ese pasivo, por ello tiene derecho a pretender cobrarse la deuda impaga con esas propiedades.
Desde allí que entre la liquidadora del ex Banco Municipal de Paraná y el Nuevo BERSA no está resuelta la vieja deuda y por ende ayer hemos recabado información fidedigna respecto a que los terrenos que se discuten ahora en calle Rivadavia del Barrio San Martín forman parte - también - del patrimonio del BERSA. (¿?)
¿Cómo se hizo entonces en 2008 el pase de los terrenos a la Municipalidad de Paraná?.. ¡Nadie sabe todavía!
La semana que viene el intendente electo Exequiel Donda, que viene actuando firmemente para desentrañar el conflicto suscitado, se ha comprometido ante los vecinos autoconvocados para recavar la historia dominial del predio a los efectos de buscar mayores certezas.